A través de nuestra web nos gustaría dar difusión y ofrecer información sobre esta enfermedad que algunos facultativos califican como síndrome o trastorno, pero quienes la padecemos, sabemos que es una realidad llamada “FIBROMIALGIA”.

F I B R O M I A L G I A:

El término “fibromialgia” proviene de la palabra latina “fibro” (tejido fibroso), y de las palabras griega “mío” (que significa músculo o muscular) y “algos” (que significa dolor).

La palabra fibromialgia (FM) significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones).En 1992. La Organización Mundial de la Salud la reconoce como una enfermedad dentro de los reumatismos no articulares.

  1. ¿QUÉ ES? 
  2. SÍNTOMAS
  3. CAUSAS
  4. DIAGNÓSTICO
  5. TRATAMIENTO
  6. CONCLUSIÓN

¿QUÉ ES? 

La Fibromialgia es una enfermedad crónica e invalidante de causa desconocida y sin tratamiento eficaz, que causa dolores generalizados y un agotamiento profundo, a lo que se suma también una variedad de síntomas acompañantes. Muchas veces, se describe como un dolor de pies a cabeza. 

La fibromialgia comparte algunas características con el síndrome de astenia crónica o fatiga crónica o, como recientemente se le ha denominado, enfermedad sistémica por intolerancia al ejercicio. Se trata de una enfermedad con un claro predominio en mujeres, en España hasta un  4,2% de las mujeres pueden padecer esta enfermedad, mientras que únicamente afecta al 0,2% de los varones.

SÍNTOMAS

Además de dolor y agotamiento, la fibromialgia también puede ocasionar uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Fatiga crónica: Fatiga severa que no mejora con el descanso y un malestar que empeora sus síntomas con cualquier actividad psíquica o física.
  • Trastornos del sueño: A pesar de dormir las horas suficientes, puede despertarse y seguir cansados, ya que también se produce insomnio a lo largo de la noche y eso conlleva a un sueño no reparador y levantarse sin energía.
  • Anquilosamiento: rigidez del cuerpo (sobre todo al levantarse por la mañana). 
  • Incremento de dolores de cabeza y cara: cefaleas, dolor mandibular (neuralgia del trigémino).
  • Malestar abdominal: trastornos digestivos, dolores abdominales, meteorosensibilidad, estreñimiento y/o diarrea. 
  • Trastornos musculoesqueléticos: como el síndrome del túnel carpiano.
  • Metabólicos: hipotiroidismo
  • Problemas genitourinarios: aumento en la frecuencia o de mayor urgencia para orinar,   típicamente sin infección de la vejiga. 
  • Parestesia: entumecimiento u hormigueo (por ejemplo en pies y manos). 
  • Sensibilidad a la temperatura: ya sea calor o frío. 
  • Problemas de la piel: Síntomas molestos, como prurito, resequedad o manchas. 
  • Síntomas del tórax: dolores del pecho o de las partes superiores del cuerpo. 
  • Desequilibrio: Problemas de vértigo y/o equilibrio. 
  • Trastornos cognoscitivos: dificultad para concentrarse, “lentitud mental”, pérdida de la memoria (Denominado también Fibroniebla). 
  • Sensaciones en las piernas: “Síndrome de piernas inquietas” (impulso incontrolable de mover las piernas, sobre todo cuando se está descansando o reposando) 
  • Sensibilidad ambiental: hipersensibilidad a la luz, ruidos, olores y cambios meteorológicos. 
  • Depresión y ansiedad.
  • Dolor prolongado (crónico) en cuello principalmente y espalda, pero además aparecen en los “puntos clave” dolorosos a la presión que se refieren a dolores corporales bilaterales.
  • Irritabilidad Intestinal: Colon irritable
  • Síndrome de Sicca:  ojos secos y problemas de visibilidad
  • Sequedad de boca 
  • Cansancio
  •  Inflamación mal delimitada en manos y pies al igual que hormigueo, etc.

De estos síntomas, por ejemplo, el 90%de los enfermos tienen cansancio, el 70-80% trastornos del sueño y hasta un 25% ansiedad o depresión.

La persona que busca la ayuda del médico suele decir “me duele todo”, pero otras veces es referido como quemazón, molestia o desazón. Con frecuencia el dolor varía en relación con la hora del día, el nivel de actividad, los cambios climáticos, la falta de sueño o el estrés. En términos generales podemos decir que la Fibromialgia consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. 

CAUSAS

No se conoce la causa de la alteración de determinados neurotransmisores del sistema nervioso, pero se entiende que hay muchos factores implicados. Hay personas que desarrollan la enfermedad sin causa aparente y en otras comienza después de procesos identificables como puede ser una infección bacteriana o viral, estados prolongados de estrés (ocasionado por diversas circunstancias y vivencias), un accidente de automóvil o en otros casos aparece después de que otra enfermedad conocida limite la calidad de vida (artritis reumatoide, lupus eritematoso, etc.).

Estos agentes desencadenantes no parecen causar la enfermedad, sino que lo que probablemente hacen es despertarla en una persona que ya tiene una anomalía oculta en la regulación de su capacidad de respuesta a determinados estímulos.

DIAGNÓSTICO

Después de peregrinar por los distintos especialistas debido a los diversos síntomas, (y la frustración que origina el tener que estar demostrando de manera continuada que el dolor está ahí, y que a pesar de que no lo vean, nosotras lo sentimos y padecemos), llega el diagnóstico. 

El diagnóstico de fibromialgia se realiza en aquellos pacientes con un cuadro de dolor osteomuscular generalizado, de varios meses de evolución en los que se han excluido otras posibles causas de ese dolor. 

El dolor generalmente va asociado a otros síntomas como el cansancio, cefalea, sequedad de mucosas, etc., que agravan la situación de los pacientes.

Los análisis y las radiografías en esta enfermedad son normales y sirven para descartar otras enfermedades que se pueden asociar a la fibromialgia. 

Es muy importante establecer un diagnóstico firme porque ahorra una peregrinación en busca de diagnósticos o tratamientos, mejora la ansiedad que produce encontrarse mal sin saber por qué y permite fijar objetivos realistas.

TRATAMIENTO

La enfermedad no tiene curación definitiva. El objetivo del tratamiento es atenuar el dolor y tratar los síntomas acompañantes, para conseguir una mejoría en la calidad de vida de estos pacientes.

Es importante conocer la naturaleza de la enfermedad y cuáles son los factores desencadenantes de brotes, realizar tratamiento de las alteraciones psicológicas asociadas si las hay (ansiedad y depresión) y ejercicio físico suave diariamente, siempre que el paciente lo pueda tolerar. 

Es trascendental establecer las mejores condiciones para un sueño reparador. Evitar la ingesta de sustancias y bebidas estimulantes, las temperaturas extremas y los ruidos y luces.

Los analgésicos disminuyen de manera parcial el dolor y sólo los debe tomar si su médico se lo indica. Otros grupos de medicamentos utilizados son los relajantes musculares que deben tomarse en tandas cortas y algunos fármacos antidepresivos que aumentan los niveles de serotonina y que mejoran los síntomas de la fibromialgia, aunque no todos los enfermos los toleran.

CONCLUSIÓN

La fibromialgia puede asociarse con una discapacidad profunda y multidimensional. En el tratamiento de la fibromialgia es necesario administrar un enfoque multidisciplinar. Un enfoque sistemático e integral, centrado en el paciente en la práctica general puede producir mejoras clínicamente significativas en el control de los síntomas, la función y la calidad de vida de los pacientes con este trastorno desafiante. Los tratamientos no farmacológicos tienen un papel importante, tales como algunas medicinas alternativas u otras actividades que podemos realizar gracias a las asociaciones.

Algunos fármacos pueden complementar de manera útil un programa de rehabilitación activo. Existe alguna evidencia de amitriptilina, duloxetina, milnacipran y pregabalina, pero no se benefician todos los pacientes. Los pacientes deben ser monitoreados por efectos adversos ya que estos pueden limitar los beneficios del tratamiento. 

Hay que destacar la importancia de las asociaciones, teniendo en cuenta que cuando te comunican el diagnostico probablemente desconozcas muchos aspectos de la enfermedad, te sientes perdida e intentas buscar a la persona que siempre fuiste, pero que ahora la fibromialgia ha marcado claramente un antes al que ya no puedes volver, y un después, con el que tienes que aprender a vivir. Y ahí es donde la asociación tiene un papel muy importante para todas nosotras.

Nos arropamos unas a otras porque entendemos como nos sentimos. Además, como anunciábamos antes, disponemos en nuestra asociación de talleres y otras actividades que nos benefician, como son la hidroterapia, fisioterapia, balneoterapia, talleres de meditación, teatro, baile, terapia grupal, estiramientos y otras ayudas terapéuticas. Gracias a las asociaciones y a la asistencia que nos ofrecen, muchas de nosotras nos intentamos integrar de nuevo en la sociedad (tarea difícil) y aprendemos a vivir con nuestras limitaciones, que son bastante numerosas.

A todo esto, hay que sumarle la incomprensión por parte de la sociedad (nos tachan de histéricas, vagas, quejicas…), pero las enfermas de fibromialgia solo pedimos dar visibilidad a nuestra enfermedad, un mínimo de empatía, y lo mas importante, antes de juzgar a un enfermo de fibromialgia, por favor, infórmate sobre la enfermedad.